A World Worth Protecting

AWWP - Capítulo 221


**Capítulo 221: Uno contra muchos**

Wang Baole arqueó las cejas mientras seguía riendo.

–Todo está bien. Uno debe ser amigable. Tengo buen temperamento, así que no te preocupes por mí.

Al escuchar a Wang Baole describirse a sí mismo como de buen carácter, Zhuo Yifan y Zhao Yameng guardaron silencio. Pronto, el Anciano Instructor llegó y mostró la Supernova nuevamente. Después de eso, echó unas cuantas miradas más a Wang Baole, revelando un destello de interés como si hubiera visto a través de algo. Después de pensarlo por un momento, sonrió, levantando su mano derecha mientras sacaba otro objeto.

El objeto era un... huevo.

–Este es el huevo de una feroz bestia. Lo he obtenido del Mar de las Bestias. No conozco su raza exacta, pero esto puede considerarse una recompensa personal. A todos ustedes no se les permite usar tesoros darmicos o hechizos, y solo pueden depender de sus habilidades físicas en esta batalla. ¡El vencedor se queda con el huevo!

_"¿Se puede estofar...?"_ Wang Baole echó un vistazo al huevo en la mano del anciano y no estaba muy interesado en él. Supuso que probablemente lo guisaría y se lo comería si lo conseguía.

A pesar de que no estaba muy interesado en eso, las plántulas de la Federación que lo rodeaban se emocionaron en el momento en que vieron el huevo. Todos sabían que una vez que el huevo eclosionara, podrían entrenar a la feroz bestia que emergiera. Si lo levantaban con éxito, les sería de gran ayuda en combate.

Había cultivadores Domadores de Bestias en cada una de las cuatro principales Universidades Dao. Esos cultivadores se especializaron en cultivar bestias feroces para su propio uso. Sus capacidades de combate dependían en gran medida de la fuerza de sus feroces bestias.

Sin embargo, la mayoría de las bestias mascotas propiedad de la Federación nacieron mediante inseminación artificial o del grupo actual de bestias. Había pocas bestias jóvenes nacidas en la naturaleza, lo que hizo que las bestias jóvenes y los huevos de bestia que se originaban en el Mar de las Bestias fueran una rareza aún mayor.

Después de todo, el Mar de las Bestias era extremadamente peligroso. Incluso si un cultivador del Establecimiento de la Base lo intentara, solo sería un poco más capaz de dirigirse al Mar de las Bestias después de alcanzar la etapa de Formación del Núcleo. Además de eso, todavía tenían que permanecer atentos. La mejor opción sería hacer que varios cultivadores de la Formación del Núcleo se unieran en su conquista.

Por lo tanto, para muchos, el huevo de la bestia era extremadamente valioso. Al mismo tiempo, las plántulas de la Federación que estaban alrededor picaban de odio hacia Wang Baole. Escuchar al anciano rechazar el uso de hechizos y tesoros darmicos fue como escuchar una canción angelical para ellos. Todos estaban emocionados mientras miraban a Wang Baole con ira en sus ojos.

Al darse cuenta de que todos le miraban a sí mismo con enojo, Wang Baole trató de jugar a la ligera y se aclaró la garganta. Sintió que debería permanecer amigable. Por lo tanto, con una sonrisa primaveral en su rostro, levantó ambas manos.

–Todos los hombres guapos y hermosas damas aquí. No participaré en la pelea por este huevo. Todos ustedes...

Wang Baole no había terminado su oración antes de que alguien de la multitud gritara de repente en voz alta.

– ¡Vayamos todos! ¡Descalifiquemos este gordo primero! Este tipo necesita que le enseñen una lección –. Mientras gritaba, un joven salió disparado de la multitud y cargó directamente hacia Wang Baole.

En el instante en que el joven emergió y atacó, todos en la multitud comenzaron a moverse también. Después de tragarse su indignación durante los últimos días, ya habían llegado a un acuerdo. Tenían un enemigo común y todos rodearon a Wang Baole mientras lo atacaban.

– ¡Golpéalo y destrúyelo!

–Este tipo, obviamente, no ha recibido una lección antes. ¡Hace tiempo que quería golpearlo!

– ¡Sin el uso de tesoros darmicos, no tiene poder!

Con gritos enojados estallando y con el Anciano Instructor supervisando toda la situación con una sonrisa en su rostro, la mayoría de las plántulas de la Federación lanzaron sus ataques. No usaron ningún hechizo o tesoro darmico, confiaron en su fuerza física mientras su deseo de enseñarle una lección a Wang Baole alcanzaba su máximo.

Eso fue especialmente así porque todos habían estado aprendiendo sobre la Supernova durante los últimos cinco días. Más o menos lo entendían, y algunos de ellos incluso habían logrado una comprensión completa. Todo lo que les faltaba era familiaridad con la habilidad. Mientras todos atacaban, estalló un fuerte «boom».

Los vórtices que emergieron de numerosas Supernovas de diferentes tamaños se formaron uno tras otro, cargando en la dirección donde estaba Wang Baole.

Wang Baole se sorprendió enormemente. A pesar de que tenía confianza, la fuerza combinada de un ataque unificado todavía era peligrosa para él. Se retiró rápidamente para evitar el golpe. El área en la que estaba un momento antes ya había sido destruida por todos los ataques de Supernova, lo que enfureció a Wang Baole.

– ¡Todos ustedes son irracionales! ¡Ya he dicho que no pelearía por eso con ninguno de ustedes! – Se quedó mirándolo y decidió no darles más la oportunidad de aliarse contra él. Cuando la multitud se acercó, dio un paso adelante a una velocidad tan alta que rompió la barrera del sonido. ¡Era como un relámpago atravesando las nubes, o una bestia feroz que cargaba contra un rebaño de ovejas!

Todo sucedió tan rápido que en un abrir y cerrar de ojos, Wang Baole apareció ante una Plántula de la Federación. Esa persona era un hombre joven y estaba rugiendo enojado mientras realizaba su ataque en forma de puñetazo. Sin embargo, la repentina proximidad de Wang Baole lo asustó. Quería dar un paso atrás, pero aún era demasiado tarde cuando Wang Baole chocó con él mientras resoplaba.

Se produjo un fuerte estallido. La sangre roja fresca brotó de la boca del joven, y su cuerpo era como una cometa rota cuando fue enviado volando por el impacto. Su mente zumbó y su visión se oscureció, y sintió como si hubiera sido golpeado directamente por una feroz bestia furiosa.

Sin verificar al cultivador que había enviado a volar, Wang Baole continuó sin detenerse mientras se lanzaba hacia adelante una vez más. Después de golpear a varios de los cultivadores continuamente, levantó ambas manos, apretó los puños y golpeó en ambas direcciones.

La fuerza de las mareas estalló, formando instantáneamente un huracán y haciendo que los cultivadores de ambos lados retrocedieran.

Como si sintiera que algo malo estaba a punto de suceder, Wang Baole ya no avanzó. Más bien, giró su cuerpo y levantó su mano derecha, agarrando los dedos de un cultivador que estaba tratando de tenderle una emboscada por detrás.

– ¿Tratando de tenderme una emboscada?– Lo que más odiaba Wang Baole era que le emboscaran. Torció los dedos del cultivador con fuerza. Mientras el cultivador gritaba dolorosamente, Wang Baole le dio una patada en el estómago y lo hizo volar. Luego se arrojó hacia atrás, usando su espalda para golpear a otro cultivador que se acercaba a él en el pecho.

_"¿Se siente suave?"_ Wang Baole estaba perplejo. Escuchó el doloroso grito de Li Yi cuando ella se abrazó el pecho y se retiró a toda prisa. Cuando miró a Wang Baole, estaba extremadamente furiosa y estaba a punto de comenzar a maldecirlo cuando Wang Baole hizo el primer movimiento y comenzó a gritar.

– ¡Qué vergüenza por tu parte aprovecharte de mí!– La mirada avergonzada de Wang Baole inmediatamente arrojó la ira de Li Yi al límite, mientras gritaba con una voz penetrante.

–Qué ruidoso–. La ceja de Wang Baole se arqueó. En un instante, se lanzó hacia adelante, llegando directamente frente a Li Yi mientras levantaba la mano y la agitaba, enviándola por el aire acompañada de un fuerte golpe. Independientemente de cómo trató de evadirlo, no pudo escapar.

Luego, se dio la vuelta y cargó contra la multitud nuevamente. Lo impresionante fue que no mató a nadie a pesar de que su fuerza era tan fuerte. No tuvo que usar sus hechizos y simplemente confió en su fuerza física, que ejecutó impecablemente. Era como un huracán, destruyendo todo a su paso de una manera asombrosa.

Fue increíblemente rápido, evitando con éxito las Supernovas formadas por diferentes grupos de personas al unísono una y otra vez, lo que demostró lo ágil que era. A los ojos de Zhuo Yifan y los demás que no participaban en la pelea, Wang Baole era como una bola de carne rodando entre la multitud y golpeando a todos en su camino.

Gritos dolorosos, vocalizaciones indefensas, maldiciones y gritos enojados reverberaron continuamente en la Plaza Pública. Wang Baole se volvió más competente en su método de ataque. Luego, cuando pisó con fuerza el suelo y saltó en el aire con el puño cerrado y el cuerpo vibrando, surgió un fuerte «boom». ¡Estaba contorsionado en forma de arco mientras golpeaba el suelo!

– ¡Supernova!

Una serie de sonidos atronadores estalló de inmediato. Fuertes vientos barrieron en todas direcciones, y cuando se produjeron las mareas, apareció instantáneamente un vórtice de diez pies de ancho, cargando ruidosamente hacia el suelo.

Las plántulas de la Federación se sorprendieron y comenzaron a moverse cuando el fuerte estallido reverberó, impactando todo en los alrededores y barriendo el polvo. La gente gritaba dolorosamente y se escurría a varios metros de distancia mientras la sangre salía de sus bocas. ¡Todos se quedaron estupefactos al ver a Wang Baole aterrizar en el suelo desde el aire!

En un radio de treinta metros, ¡no había nadie más que Wang Baole!

Esa figura obviamente redonda parecía estar hecha de acero. Wang Baole estaba allí, como una gigantesca montaña carnosa que estaba llena de tanta ferocidad que era imposible de eliminar.

– ¿Cómo es posible que su cuerpo físico sea tan fuerte?

–Debe ser la píldora de la libertad para fortalecer el cuerpo... ¡Tenía dos de esas!

–Lo odio tanto. ¡Si yo fuera quien se tragara las dos pastillas, definitivamente sería tan fuerte como él físicamente!

Todos se sorprendieron. El Wang Baole ante ellos los había dejado con una impresión tan profunda que se sintieron abrumados por la sorpresa y no se atrevieron a seguir avanzando.

Incluso aquellos que querían competir por el huevo pero no participaron en el ajetreo, como Zhuo Yifan y Zhao Yameng, se sorprendieron. Kong Dao, quien tampoco participó en la pelea pero había estado observando lo que estaba sucediendo, reveló un fuerte deseo de luchar en sus ojos. Cuando no había nadie cerca de él, de repente estalló como un rayo, ¡cargando hacia Wang Baole con una fuerza asombrosa!

– ¡Wang Baole!– Cuando dio un paso adelante, ¡la fuerza formada se hizo aún más fuerte cuando estalló!