A World Worth Protecting

AWWP - Capítulo 350


Capítulo 350: La primera marea de bestias

– ¿Qué está pasando? ¿Ese gordo... Wang Baole?

– ¿Es así como se ve un héroe legendario? Debe ser él. ¡No hay otra forma de explicar por qué está solo mientras otros tienen una configuración de diez mil hombres!

–Y ese burro. Recuerdo una leyenda que comienza con un burro...

Todos los espectadores de la Federación se sorprendieron. La diferencia de recursos en esta prueba fue simplemente demasiado sorprendente. En comparación con las zonas bulliciosas abarrotadas de innumerables personas, Wang Baole solo tenía a él y un burro. Inmediatamente llamó la atención de todos. La conmoción se extendió por todas las ciudades.

Muchos de las cuatro Universidades Dao también estaban siguiendo la transmisión en vivo. Todos quedaron atónitos cuando vieron la escena. Los de la Universidad Dao Ciervo Blanco inmediatamente mostraron su desdén. Algunos incluso comenzaron a bromear burlonamente.

– ¡Complaciendo a las masas! ¡No conoce sus propios límites!

Las reacciones de los de la Universidad Dao Etéreo fueron completamente diferentes a las de la Universidad Dao Ciervo Blanco. Liu Daobin y los demás se habían quedado atónitos cuando vieron a Wang Baole y su burro, pero Liu Daobin reaccionó rápidamente. Miró a la muchedumbre silenciosa e inmediatamente vitoreó.

– ¡Eso es lo que yo llamo el hermano mayor más grande que nuestra Universidad Dao Etéreo haya visto! ¿Vieron ustedes eso? La actitud intrépida. ¡Como si proclamara que solo él puede enfrentarse a otros diez mil! – Liu Daobin hizo todo lo posible por reunir una apariencia de seguridad y habló en voz alta. Tan pronto como sus palabras sonaron, muchos en la multitud respondieron de inmediato de manera positiva. Miraron a Liu Daobin con respeto en sus ojos. Fue una gran hazaña lo que había logrado, encadenar un discurso tan bonito.

El Señor de la Secta de la Universidad Dao Etéreo también estaba viendo la transmisión en vivo. Se golpeó la frente. Se quedó sin habla. Al mismo tiempo, le dolía el corazón por Wang Baole, pero solo podía suspirar.

Zhuo Yifan y Zhao Yameng también estaban viendo la transmisión en vivo en diferentes lugares. Había exasperación en sus rostros, pero ningún indicio de sorpresa o conmoción. Ya estaban acostumbrados a las payasadas de Wang Baole.

Los residentes de la Tierra y Marte estaban alborotados. Todos los maestros y estudiantes de la Academia Niebla de la Montaña Dao estaban sintonizados. La voz de Jin Duozhi era la más fuerte, pero en comparación con Liu Daobin, lo que dijo sonaba un poco menos pulido. Se había centrado en la figura heroica que mostraba Wang Baole.

Wang Baole se había robado el centro de atención y atraído todas las miradas hacia él, pero estaba ajeno a todo. Ni siquiera estaba pensando en cómo se sentirían las personas que veían la transmisión en vivo. Él mismo estaba hirviendo de frustración. Estaba extremadamente descontento con la velocidad con que el burro comía la hierba.

Observó las dos zonas intercaladas con la suya. Uno pertenecía a Zhuo Yixian, otro a un candidato del ejército marciano. Este último fue descarado. Cada uno de sus sirvientes estaba equipado con diez Cañones Baole. Cuando los cien mil Cañones Baole se alinearon juntos, crearon una vista majestuosa.

Ese no fue el final. Zhuo Yixian era aún más exasperante. En poco tiempo, sus sirvientes se pusieron a trabajar como locos y construyeron una muralla imponente...

La pared estaba hecha de metal y de color negro. Sus diez mil sirvientes llevaron a cabo numerosos Cañones del Dios del Fuego, así como otros grandes artefactos Darmicos a medida que avanzaba la construcción. Estaba claro que su modelo de ciudad iba a poseer considerables capacidades ofensivas y defensivas.

Este era solo el marco básico. Los otros candidatos también habían hecho algo similar. El modelo más impresionante no era de Zhuo Yixian o el candidato del ejército marciano... ¡sino de Li Yi!

Li Yi había conseguido que sus diez mil sirvientes establecieran una formación de matriz. Desde lejos, líneas de luz se entrecruzaban donde ella estaba, formando un disco gigantesco que emitía un inmenso y poderoso Qi Espiritual. Su brillo parecía resonar con el del sello sobre las Catacumbas del Armamento Divino.

¡Fue realmente una hazaña increíble!

"Afortunadamente, estaba preparado antes de venir aquí..." Wang Baole vitoreó y se consoló. Trató de ignorar la elaborada construcción que se estaba llevando a cabo en las nueve zonas a su alrededor, pero no pudo evitar echarles unas cuantas miradas. Vio cómo la estructura básica de sus modelos de ciudades se formaba constantemente con la ayuda de sus respectivos diez mil ayudantes y no podía controlar sus emociones.

Sentía los ojos llorosos y el corazón le dolía de amargura al verlo. Se volvió y vio al burro holgazanear. Furioso por su actitud impenitente, lo pateó.

– ¡Rápido, manos a la obra!

El burro se volvió y miró a Wang Baole con tristeza, como si lo hubieran abusado sin motivo. Continuó mordisqueando con indiferencia la hierba...

El tiempo pasó de manera constante. Pasó una hora. Toda la Federación observó en tiempo real cómo Li Yi y los otros ocho candidatos continuaban su trabajo en sus respectivas zonas. Su trabajo había mostrado algunos resultados, y estaba claro que lo que habían construido era capaz de resistir la Marea de Bestias. Tenían números de su lado. Todos sabían que no había tiempo que perder y no escatimaron tiempo mientras trabajaban frenéticamente.

Sonidos de explosiones y choques resonaban en el aire mientras las zonas bullían de actividad. Las estructuras de la ciudad en las zonas parecían sólidas e impresionantes. En la zona de Wang Baole, quedó él solo y un burro.

El burro siguió tratando de robar descansos hasta el punto de organizar una revuelta al final. A pesar de las múltiples patadas de Wang Baole, dejó de funcionar. En cambio, se tiró al suelo y resopló. No podía volver a ponerse de pie y, en cambio, comenzó a rodar por la hierba...

Los residentes de la Federación miraban con extrañas miradas en sus rostros. Wang Baole suspiró. Contempló la vasta extensión de su zona y su tierra estéril. Luego, se acercó a un lugar que había encontrado antes. El suelo era un poco más blando.

La parcela de tierra estaba cubierta de maleza. El burro puede que sea perezoso, pero había comenzado su exterminio de malezas en ese pedazo de tierra. Por eso estaba relativamente limpio de hierba.

Después de dar algunos pasos, Wang Baole suspiró nuevamente. Palmeó su brazalete de almacenamiento y, bajo las miradas atónitas de los espectadores que miraban desde fuera de la Zona del Armamento Divino, sacó una pequeña silla...

Dejó la silla en el suelo y se sentó en ella. Luego, como si estuviera aburrido, sacó una bolsa de alitas de pollo de su pulsera de almacenamiento y comenzó a comer...

A cierta distancia, los ojos del burro comenzaron a brillar. Se precipitó y se agachó ante Wang Baole. Miró las alas sin pestañear y comenzó a babear. Comenzó a adular y su cola comenzó a menear furiosamente.

– ¿Eres un perro o un burro? ¿Dónde aprendiste un hábito tan estúpido? ¡Meneando la cola! Eres una vergüenza...–. Wang Baole lo fulminó con la mirada. Luego, pensando en los sentimientos del burro, arrojó de mala gana los huesos de pollo de las alas que le sobraban.

Al burro no pareció importarle en absoluto. Con un fuerte crujido, mordió los huesos y se los tragó. Luego, continuó moviendo la cola...

Todo el asunto fue captado en la transmisión en vivo por todos en la Federación. Habían estado prestando atención a Wang Baole. No sabían si reír o llorar cuando lo vieron sentado y comiendo.

– ¿Qué tipo de coraje se debe tener... para poder comer siquiera en este momento crítico? ¡No me extraña que esté tan gordo!

–Este Wang Baole es demasiado. El burro es tan adorable y hasta lo ayudó con su trabajo, pero ¿solo le tiró huesos? ¡El gordo incluso comprobó si quedaba algo de carne antes de darle los huesos al burro!

– ¡Mi corazón llora por el burro!

Innumerables jadeos de conmoción resonaron en los hogares de toda la Federación. El Señor de la Secta de la Universidad Dao Etéreo colocó su palma sobre su frente, completamente sin palabras. Liu Daobin también estaba aturdido. Se devanó los sesos y luego se golpeó el muslo de repente.

– ¡Este es el rostro de un hombre intrépido ante la muerte y el peligro! Todos los demás están nerviosos y temerosos, pero nuestro gran Wang Baole permanece sereno. Puede pensar que está comiendo, pero en realidad le está mostrando al mundo que está tranquilo y que no le preocupan los desafíos a los que se enfrenta. Ha sido dotado de sabiduría. ¡Tiene un plan!

Los estudiantes escucharon lo que había dicho Liu Daobin y su admiración y respeto crecieron. No por Wang Baole, sino por Liu Daobin...

Liu Daobin sintió que también había reaccionado bastante rápido y se sintió satisfecho consigo mismo. Luego, mientras nadie más estaba mirando, rápidamente encendió su anillo de transmisión de voz y le susurró.

–No digas más, tengo una gran deuda con Wang Baole. Incluso si las probabilidades de Li Yi son de tres a uno y las de él son de mil a uno, ¡seguiré apostando diez Piedras Espirituales por Wang Baole! ¡Ayúdame a colocar mil Piedras Espirituales sobre Li Yi también!

Debido a la escala del juicio de la Nueva Región de Marte y la atención que estaba generando, muchas figuras importantes que rara vez hacían apariciones públicas en la Federación habían surgido y establecieron garitos de juego temporales para el evento. La noticia de esto se había extendido por toda la Federación. Se permitió participar tanto a la gente común como a los cultivadores.

Las probabilidades para Wang Baole eran de mil a uno, mientras que las de Li Yi eran de tres a uno. A medida que avanzaba la prueba, se hicieron más y más apuestas. En comparación con Wang Baole, la opción de apuesta más popular fue Li Yi.

El tiempo pasó de manera constante. Wang Baole y su burro se habían comido diez bolsas de alitas de pollo. Fue entonces cuando un trueno ensordecedor estalló desde el interior de las Catacumbas del Armamento Divino selladas que se encontraban en el medio de las zonas respectivas de los diez candidatos.

Fue ensordecedor como un trueno. Mientras resonaba en el aire, una expresión sombría apareció en los rostros de Li Yi y los otros candidatos. Gritaron órdenes y una parte de su gente se separó del resto y se preparó para la batalla.

¡Todos sabían que la verdadera prueba acababa de comenzar!

Wang Baole levantó la cabeza y miró también. En ese preciso momento, el sello sobre las Catacumbas del Armamento Divino... se adelgazó considerablemente. Aparecieron aberturas...

Al instante... los aullidos y rugidos de las bestias surgieron de las catacumbas. Bestias de aspecto espantoso, aparentemente en estado de descomposición parcial, salieron de las catacumbas a través de las aberturas. La locura y la violencia colorearon sus ojos. ¡Surgieron rápidamente como olas violentas!