A World Worth Protecting

AWWP - Capítulo 405


Capítulo 405: ¿El apellido del compañero de la gobernadora es Zhao?

El asunto que involucraba a Zhuo Yifan terminó. De repente, todas las fuerzas políticas de la Federación comenzaron a ver a Wang Baole, esta estrella en ascenso de Marte, con mayor importancia. Finalmente, todos habían decidido no ofenderlo sin una buena razón.

Chen Mu tenía sus propios planes, pero él también había recibido una severa advertencia de su clan familiar. Debía mantener un perfil bajo en la nueva ciudad y dejar de hacer cosas que pudieran resultar en conflicto o tensión.

Chen Mu se resistió a las instrucciones. Sin embargo, sus conexiones y poder provienen de su clan familiar. Solo podía tragarse su orgullo. Pero no pudo evitar pensar en los segmentos del video que no habían sido restaurados. Cuanto más pensaba en ello, más resentido se sentía. Sin embargo, no podía hacer nada.

El tiempo pasó lentamente. Todo parecía tranquilo. Ya sea la construcción de la nueva ciudad o las zonas autónomas, todo avanza bien, se hacen mejoras y la ciudad se perfecciona constantemente. La Federación y la administración marciana programaron una migración masiva de nuevos residentes a la nueva ciudad.

Wang Baole tenía la intención de recluirse y entrenarse hasta que su cultivo se abriera paso desde su actual reino de Establecimiento de la Base en etapa avanzada al reino de Establecimiento de la Base perfeccionado. Sin embargo, había muchos asuntos administrativos con los que tenía que lidiar. Aunque podía delegar la mayoría de esas tareas a sus alcaldes, aún tenía que ser él quien tomara las decisiones para la migración masiva.

Después de dos semanas de reclusión, Wang Baole finalmente tuvo que dejar su residencia una hermosa mañana y dirigirse a su oficina. Tuvo que revisar las propuestas para la migración masiva con sus alcaldes. Además, Jin Duoming le había enviado ayer una transmisión de voz. Había querido hablar con Wang Baole sobre algo después de la reunión.

El cielo estaba brillante y claro cuando salió de su residencia. Parecía un día soleado, pero había una brisa helada con un frío que perforaba directamente los huesos. Se acercaba el invierno en Marte.

Wang Baole sintió los vientos fríos. Observó los cruceros que estaban estacionados en el área para vigilar su residencia y los cultivadores del área acercarse desde lejos. Observó cómo notaron su presencia e inmediatamente se detuvieron en seco, saludándolo respetuosamente. Estaba abrumado por la emoción.

Sin saberlo, había pasado más de un año en Marte. Habían sucedido demasiadas cosas durante este período. Suspiró al recordar lo que había sucedido.

"Me he vuelto viejo". Wang Baole se palmeó la barriga. Pensó en cómo ya había cumplido los veinte. No pudo evitar lamentar la rapidez con que pasaba el tiempo. La vida era como un sueño...

Inmerso en sus pensamientos, Wang Baole, que acababa de salir de su residencia y estaba a punto de recuperar su crucero, sintió los ojos de alguien sobre él. Volvió la cabeza. Una extraña expresión se instaló en su rostro.

Detrás de él, o más específicamente, la residencia contigua a la suya, las puertas del pabellón se acababan de abrir. Li Wan'er, vestida de uniforme, salió. Sus ojos también se posaron en Wang Baole. Ella frunció. Luego, inexpresiva, se acercó.

El área en la que residía Wang Baole era un área residencial especial en la nueva ciudad reservada para aquellos con el rango de alcalde o superior. Sin embargo, Kong Dao y el resto normalmente residían en sus propias zonas urbanas, dejando esta área desocupada la mayor parte del tiempo. Solo Li Wan'er continuó residiendo aquí después de su llegada a la nueva ciudad.

Wang Baole solo regresaba ocasionalmente cuando necesitaba recluirse y refinar los artefactos darmicos, y esta era la primera vez que los dos se veían aquí. Wang Baole también se había quedado atónito al principio, antes de darse cuenta de que Li Wan'er era su vecina.

Wang Baole no habló mientras veía a Li Wan'er acercarse. Li Wan'er también guardó silencio. Parecía estar ignorando la presencia de Wang Baole cuando pasó junto a él, recogió su crucero y se preparó para marcharse.

Wang Baole no estaba preocupado por la actitud de Li Wan'er. Debido a Chen Mu, ella lo había amenazado dos veces. Su relación podría no considerarse hostil, pero definitivamente fue distante y fría.

Su tensa relación no había impedido que Wang Baole observara a Li Wan'er con pesar en sus ojos. Sus ojos la habían seguido cuando pasó junto a él y aterrizó en el crucero que recuperó.

El arrepentimiento llenó el corazón de Wang Baole mientras miraba el familiar crucero. Había dado un paseo en el crucero antes. Recordó el interior elegantemente decorado y las cómodas sillas; habían sido extremadamente suaves y mullidas.

"Qué pena. No creo que tendré la oportunidad de hacerlo de nuevo". Wang Baole negó con la cabeza y estaba a punto de retirar la mirada. No sabía por qué, pero instintivamente miró la espalda de Li Wan'er.

Podría haber sido por el uniforme, pero hizo que la ya atractiva figura de Li Wan'er pareciera aún más atractiva. El uniforme parecía contener en su interior todo lo bello y perfecto. Cualquiera del sexo opuesto, al verla, no podría controlar el fuego que arde en sus corazones.

Esta era una belleza que pertenecía por completo a Li Wan'er. Había similitudes con la belleza que poseía Li Yi, pero Li Wan'er la superó enormemente en este aspecto. La frialdad que emanaba de la persona de Li Wan'er la hacía parecer una rosa helada con espinas. Era tanto un peligro como una tentación fatal.

Ella también era eso para Wang Baole. Solo había mirado instintivamente, pero sus ojos instintivamente miraron primero el trasero de Li Wan'er.

Entonces no pudo evitar suspirar. Recordó... lo había tocado y le dio unas palmaditas. Había sido suave y elástico. Todo había ido tan bien. Algo tan maravilloso iba a ser poseído por el odioso Chen Mu. Wang Baole estaba molesto y deprimido. Era probable que nunca volviera a tener la oportunidad de golpearlo.

"Lo que sea, lo que sea. Hay muchos más peces en el mar. Yo, Wang Baole, soy un hombre honorable y honrado, el hombre más guapo de toda la Federación. Es su perdida. Ahora puedo ver cómo va a lamentar esto por el resto de su vida", pensó Wang Baole. Instantáneamente pudo sentir cuán en lo cierto estaba mientras retiraba la mirada. Fue entonces cuando Li Wan'er pareció sentir algo. Se volvió y miró a Wang Baole, luego subió a su crucero y se fue volando.

Wang Baole enarcó una ceja. También recuperó su crucero y salió de su residencia, dirigiéndose a la oficina. Allí, vio a Li Wan'er una vez más, así como a Kong Dao y los demás. Wen Huai y Fang Jing también habían llegado. Solo Chen Mu estuvo ausente. Había enviado a uno de sus hombres a participar en la discusión y el examen.

A Wang Baole no le importaba ahondar más en asuntos tan insignificantes. Era un hombre que no actuaba imprudentemente. Sin embargo, cuando actuaba, se aseguraba de que su enemigo sufriera o se perdiera de vista.

No surgieron problemas durante el examen de la propuesta de migración masiva. Todos llegaron pronto a un consenso y Wang Baole presentó la propuesta finalizada al gobernador.

Después de que terminó la reunión, Li Wan'er se fue inmediatamente sin una expresión en su rostro. Wen Huai asintió con la cabeza hacia Wang Baole como un gesto amistoso antes de salir de la oficina con Fang Jing, quien había hecho lo mismo, aunque de mala gana.

Finalmente, con la partida de Kong Dao y Lin Tianhao, solo Wang Baole y Jin Duoming permanecieron en la oficina. Jin Duoming se aflojó el cuello y se sentó frente a Wang Baole. Había una luz profunda e insondable en sus ojos. Le dio a Wang Baole una mirada pensativa y luego se rió de repente.

–Baole, escuché que tú y Li Wan'er tuvieron algo en el pasado....

– ¿Por qué? ¿Estás interesado en Li Wan'er? –. Wang Baole le lanzó una mirada a Jin Duoming. Sacó una bolsa de bocadillos, luego comenzó a comer mientras hablaba en un tono bastante hostil.

– ¡Cómo es eso posible!– Jin Duoming se estremeció por dentro y negó con la cabeza apresuradamente.

–Incluso tú sabes que eso es imposible. Volvamos al asunto. ¿Cuándo vas a traer un Armamento Darmico de noveno grado a cambio de mi asombroso burro? –. Wang Baole dijo, con bastante impaciencia. Jin Duoming tuvo que sacar el tema. Además, ambos habían pasado por muchas cosas juntos. Desde entonces, su relación se había vuelto más informal y se sentía normal cambiar de tema al azar.

Jin Duoming se sintió un poco frustrado cuando Wang Baole volvió a subir a su burro. Había estado haciendo negocios toda su vida, pero este era el peor trato que había intentado hacer. Dejó de hablar de Li Wan'er y, en cambio, susurró.

–Baole, ¿has oído hablar de... la bomba anti-espíritu?

Tan pronto como Jin Duoming dijo eso, los ojos de Wang Baole brillaron. El asintió.

–Lo sabía. Sabía que debías haber oído hablar de la bomba anti-espíritu. Baole, sabes, esta bomba anti-espíritu fue desarrollada conjuntamente por la Corporación Trilunaris y la Federación. Tenemos muchas instalaciones de investigación que lo estudian y lo prueban...

– ¡Quiero invitar al Departamento de Investigación Espiritual de la Federación a establecer una instalación de investigación de la Bomba Anti-Espíritu en la zona de mi ciudad en nuestra nueva ciudad marciana!

– ¡Con esta instalación en su lugar, sería un gran impulso para la reputación de nuestra nueva ciudad y para mi estatus en la Corporación Trilunaris!– Los ojos de Jin Duoming brillaban mientras susurraba. Estaba claro que se había estado preparando para esto durante mucho tiempo. Ahora solo le faltaba el permiso de Wang Baole.

– ¿Una instalación de investigación de la bomba anti-espíritu?– La expresión de Wang Baole era seria. Dejó sus bocadillos, reflexionó un momento y luego preguntó.

– ¿Es seguro?

–No hay problema con la seguridad. Yo puedo prometerte eso. De hecho, hay una instalación de bomba anti-espíritu en la ciudad principal marciana. Si no es seguro, ¿podrían haberlo construido allí en primer lugar?

–Además, he desenterrado alguna información. El principal experto en la bomba anti-espíritu de la Federación, Zhao Pinfang, el maestro Zhao... visitará Marte en unos días para inspeccionar el proyecto de la bomba anti-espíritu en las instalaciones de Marte y resolver cualquier problema. Esta es una figura importante de la que estamos hablando. Es el compañero de la gobernadora de la colonia marciana... Ya envié una solicitud para recorrer las instalaciones y conocer personalmente al Maestro Zhao. Si nos da su apoyo a esta propuesta nuestra, ¡tendremos garantizado un centro de investigación en nuestra nueva ciudad!

– ¿Zhao Pinfang? ¿El compañero de la gobernadora, su apellido es Zhao? Wang Baole preguntó con curiosidad.

–Sí. Este Maestro Zhao reside en la Tierra la mayor parte del tiempo. Ahora que lo ha mencionado, incluso el presidente de la Federación tiene que tratar a la pareja con cierto grado de respeto. ¡Después de todo, uno de ellos está a cargo de Marte, y el otro es el mayor experto en la bomba anti-espíritu! – Jin Duoming suspiró. Miró a Wang Baole y luego dijo de repente.

–Ellos tienen una hija...