A World Worth Protecting

AWWP - Capítulo 539


Capítulo 539: ¿A dónde fue Liang Long?

El aura asesina que rezumaba de los hombres de negro aterrorizó a los discípulos que custodiaban la formación de matriz de teletransportación. Inmediatamente los reconocieron como cultivadores del Salón Disciplinario. Respondieron a los tres Ancianos y solo aparecieron cuando hubo una necesidad de imponer castigos a gran escala.

Wang Baole también estaba alarmado. Los pensamientos comenzaron a correr por su cabeza mientras trataba de pensar en cualquier cosa que hubiera hecho que pudiera haber violado alguna de las leyes de la secta. No se le ocurrió nada. Estaba claro que estaba en una situación difícil en este momento. Entrecerró los ojos mientras su mente repasaba las posibles formas de resolver su problema actual. Levantó la mano derecha, su jade de transmisión de voz ya se había salido y estaba listo para enviar una transmisión de voz al Anciana Feng Qiuran.

Uno de los hombres de negro frunció el ceño cuando vio el jade deslizarse en la mano de Wang Baole y estaba a punto de regañar a Wang Baole con impaciencia. El hombre de mediana edad que lideraba el equipo levantó la mano, silenciando a su subordinado. Le dirigió una mirada gélida a Wang Baole y volvió a hablar.

–No hagamos un escándalo. Puedes venir de buena gana o podemos hacerte venir con nosotros.

Al escuchar eso, Wang Baole arqueó una ceja. Estaba a punto de hablar cuando escuchó una transmisión de voz en su oído.

–Compañero Daoista Wang, no te resistas. Esto no es nada serio. El Anciano Mie Liezi simplemente tiene algunas preguntas para usted. Deberías ponerte en contacto con la Anciana Feng Qiuran lo antes posible... cierto, Yun Piaozi, él es el miembro de mi clan.

La persona que le hablaba era el hombre de mediana edad que dirigía el grupo. A pesar de sus ojos fríos, le había enviado en secreto un mensaje a Wang Baole. Wang Baole pudo ver la insinuación imperceptible de bondad en sus ojos, pero desapareció al momento siguiente y fue reemplazada por una mirada fría.

Wang Baole no vaciló. Inmediatamente envió una transmisión de voz tanto a Yun Piaozi como a Feng Qiuran. Luego, con una mirada infeliz en su rostro, siguió a los hombres de negro sin decir una palabra.

No estaban lejos del gran salón en la cima de la montaña. Si viajaban a máxima velocidad, no tardarían mucho en llegar a su destino. Sin embargo, el líder de mediana edad mantuvo un ritmo pausado. La demora fue mínima, pero le dio a Wang Baole quince minutos adicionales.

Esto demostró aún más sus buenas intenciones. Sus subordinados sintieron claramente lo que estaba pasando. Se miraron el uno al otro pero no dijeron una palabra. Sin embargo, la fría hostilidad hacia Wang Baole disminuyó ligeramente. Fingieron no darse cuenta de que estaba enviando y recibiendo transmisiones de voz mientras se dirigían al gran salón.

Llegó la transmisión de voz de Yun Piaozi. Después de verificar la identidad del hombre de mediana edad, Wang Baole recibió una transmisión de voz de Feng Qiuran. Ella solo tenía unas pocas palabras para él.

–Que así sea. ¡Estaré allí en breve!

Wang Baole todavía se sentía incómodo. Sin embargo, había hecho todo lo que pudo. Continuó reflexionando sobre lo que había hecho mal. Siguió a los hombres de negro hasta el gran salón. Llegaron a los salones, pero los hombres de negro no entraron. El hombre de mediana edad que iba a la cabeza miró a Wang Baole y también se detuvo en seco.

Wang Baole respiró hondo y entrecerró los ojos. No entró de inmediato. Se paró fuera del pasillo, apretó los puños y se inclinó profundamente.

– ¡Wang Baole busca una audiencia con el Anciano!

Las puertas se abrieron tan pronto como Wang Baole habló. Una fuerte fuerza de succión pasó por las puertas abiertas. Ignoró el cultivo de Wang Baole y cualquier protección que tuviera y lo agarró como una mano enorme e invisible. Tiró y arrastró a Wang Baole al gran salón.

Wang Baole escuchó un fuerte zumbido en su cabeza. Le dolía todo el cuerpo y la carne y los huesos se sentían como si los estuvieran aplastando. Temblaba violentamente como si lo hubieran arrastrado a un tornado. Mientras se tambaleaba hacia atrás en estado de conmoción y terror, escuchó el resoplido de Feng Qiuran resonando desde lejos. Entonces, otra fuerza fuerte se acercó y comenzó a luchar con la mano invisible que lo tenía prisionero.

Wang Baole se estremeció cuando una serie de fuertes estallidos retumbaron. La mano invisible no desapareció después de haberlo arrastrado al Salón. Se tambaleó y cayó de rodillas. La sangre brotó de su cuerpo. Escupió una bocanada de sangre y su rostro se puso pálido. Levantó la cabeza y vio, sentada en la parte delantera del salón, ¡un inexpresivo Mie Liezi!

Detrás de él, Feng Qiuran cruzó las puertas con una mirada oscura en su rostro.

–Mie Liezi, ¿qué quieres decir con esto?

Mie Liezi no le dedicó ni una sola mirada a Wang Baole. Levantó la cabeza, sus ojos se posaron en Feng Qiuran mientras hablaba con voz ronca.

–Feng Qiuran, deberías preguntarle a este embajador de tu querido aliado qué quiero decir con todo esto. Realmente ha ido demasiado lejos.

Feng Qiuran frunció el ceño y miró a Wang Baole con una mirada inquisitiva. Wang Baole respiraba con dificultad. Le tomó un tiempo asentar la sangre que se agitaba dentro de su cuerpo. La presencia de Mie Liezi y Feng Qiuran ejerció una inmensa presión que lo dominó y lo dejó indefenso. No pudo evitar su resentimiento burbujeante. Hizo una mueca, luego ahuecó los puños y saludó a Feng Qiuran.

–Anciana Feng, yo... realmente no tengo idea de lo que está pasando.

– ¿No tienes idea? – Mie Liezi se rio de repente. Su risa estaba mezclada con hielo.

–Wang Baole, déjame preguntarte. ¿A dónde fue mi discípulo Liang Long?

– ¿Liang Long? – Wang Baole se quedó helado. Había estado pensando durante todo el viaje hasta aquí. Había considerado muchas cosas, pero Liang Long no había sido una de ellas. De hecho, casi se había olvidado de Liang Long por completo.

Ahora que Mie Liezi le acababa de recordar, Wang Baole, sorprendido, se dio cuenta de repente. Recordó que Liang Long lo había emboscado durante su primer viaje al cuerpo de la espada, y que lo había atado y lo había dejado en una isla desierta. La cuerda con la que lo había atado podía sellar todo el Qi espiritual. Con el mango de la espada abarcando un área tan vasta, tratar de encontrarlo sería como buscar una aguja en un pajar.

Ese no era el punto importante. El punto importante era... después de haber entrado en el cuerpo de la espada, había sufrido muchos obstáculos, pero también había ganado mucho con el viaje a pesar de todos los reveses. Se había olvidado por completo de su encuentro con Liang Long. Habían pasado seis meses desde su último encuentro.

Tenía la mitad de la mente en negar todo, pero el maestro de Liang Long estaba preguntando por él ahora, lo cual no era un asunto menor. Este era un cultivador del reino de la Formación del Núcleo en etapa intermedia, uno de los discípulos de Mie Liezi. Wang Baole trató de parecer confundido como si estuviera tratando de recordar algo. Luego, después de un tiempo, de repente pareció como si de repente se hubiera dado cuenta de algo.

–Liang Long... ahora lo recuerdo. Comenzó una pelea conmigo cuando aterrizamos por primera vez en la isla. No quería romper ninguna regla y no podía vencerlo en una pelea. Por eso lo até y luego lo evité. Pero continuó desafiándome. Me tendió una emboscada durante una de mis misiones y me vi obligado a luchar con él. Me hirió gravemente. Casi muero. Finalmente, usé uno de mis artefactos para atraparlo sin lastimarlo. Así fue como logré escapar con vida...–. La expresión en el rostro de Wang Baole era de resentimiento y rencor. Era como si estuviera enojado por lo que había sucedido pero incapaz de hacer nada al respecto.

– ¿Es por eso que mataste a mi discípulo a sangre fría? – la expresión de Mie Liezi se mantuvo sin cambios mientras hablaba lentamente.

– ¡No me atrevería! Entonces solo estaba en el reino de la Formación del Núcleo en la etapa inicial. Liang Long estaba en el reino de Formación del Núcleo de etapa intermedia. Dejé mi casa, mi familia y mis amigos en la Federación y viajé hasta aquí a una tierra extranjera. Liang Long, por otro lado, es un verdadero miembro de la secta, con amplias conexiones. No tengo maestro aquí. ¡El maestro de Liang Long es el eminente Anciano, usted mismo!

–Con un estado y nivel de cultivo tan desigual, ¿me atrevería a matarlo? ¿Puedo? No sé por qué Liang Long está fingiendo su muerte y por qué no ha reaparecido. No deseo adivinar por qué está haciendo esto, pero sé que casi me matan ahora. Mi cuerpo y mi espíritu fueron casi destruidos–. Wang Baole se puso cada vez más agitado y agraviado mientras hablaba. Todo su cuerpo comenzó a temblar. Finalmente, ahuecó los puños y se inclinó hacia Feng Qiuran.

–Busco a la Anciana Feng para que me libere de mis deberes como señor de la isla. Yo... no me atrevo a aferrarme más a esta oficina. He hecho todo lo posible por mantenerme alejado y evitar causar problemas a nadie. Cuando la secta puso el ojo en mi negocio, se lo entregué sin decir una palabra. ¡No presenté ninguna queja incluso cuando las tarifas de adquisición eran claramente injustas e irrazonables!

– ¿Qué más quieres que haga? ¿Qué tengo que hacer? Busco la misericordia de la Anciana Feng y el permiso para regresar a la Federación. Quizás yo... no soy adecuado para este lugar–. Wang Baole terminó sus últimas palabras con una risa amarga. Bajó la cabeza y guardó silencio. Luego, extendió en secreto sus sentidos y trató de controlar la cuerda de forma remota. La distancia que los separaba podría ser demasiado grande, ya que no podía sentirlo con claridad.

Los engranajes de su cabeza empezaron a girar con furia. Todo lo que había dicho antes, tanto implícita como explícitamente, declaraba que había sido víctima de las maliciosas tácticas de Liang Long. Todavía estaba pensando en cómo podía hacer que pareciera que era la verdad.

Su mente continuó trabajando mientras mantenía una expresión de absoluta miseria en su rostro. Parecía completamente derrotado. Feng Qiuran se quedó en silencio ante la vista. Ella había tenido sus dudas al principio, pero después de escuchar lo que dijo, suspiró para sus adentros.

Incluso Mie Liezi empezó a fruncir el ceño. Tampoco había creído a su discípulo, Liang Long. Tenía una clara ventaja, pero aun así, había sido derrotado. Mie Liezi sabía que su discípulo aún estaba vivo. Solo había desaparecido y no lo pudieron encontrar.

"¿Podría ser que Liang Long tenía la intención de que esto sucediera?" Mie Liezi pensó mientras entrecerraba los ojos.