A World Worth Protecting

AWWP - Capítulo 56


**Capítulo 56: Hoy, ya no estamos como hemos estado**

La Isla de la Academia Inferior de la Universidad Dao Etéreo solo se paraba por vacaciones una vez al año.

Cuando llegaban las vacaciones, algunos de los estudiantes de la Isla de la Academia Inferior se quedaban atrás. Sin embargo, la mayoría de los estudiantes usarían el descanso de dos meses para regresar a casa o aventurarse para ganar experiencia y crecer más.

Entre ellos, muchos estudiantes mayores fueron a expediciones o trabajaron con organizaciones afiliadas a la Federación, en un acuerdo de beneficio mutuo. En cuanto a los estudiantes de primer año que habían salido de casa por primera vez, su prioridad durante las vacaciones era volver a casa.

Cuando llegaron las vacaciones, Wang Baole salió de la Cueva del Caldero del Espíritu y caminó hacia el pico de la montaña de la Facultad de Armamento Darmico solo para encontrar a numerosos estudiantes cargando sus maletas, hablando y riendo sobre sus recuerdos de su hogar mientras subían al crucero para regresar.

Fue lo mismo que cuando llegaron los nuevos estudiantes. Como el desierto tenía muchos peligros, cada día festivo, la Universidad Dao asumía la responsabilidad de enviar y recibir estudiantes confinados en sus hogares, llevándolos a un lugar designado en la ciudad.

–Te veo cuando la escuela vuelva a abrir, Prefecto Principal.

–Prefecto Principal, nos vamos.

Antes de irse, todos los estudiantes que se encontraron con Wang Baole lo saludaron calurosamente. Parecía que el respeto que tenían hacia el Prefecto Principal de la Universidad Dao durante los días escolares regulares se había atenuado debido a la llegada de las vacaciones.

Wang Baole se rio y asintió con la cabeza a todos los estudiantes que lo saludaron, infectados por la atmósfera de los estudiantes que partían. Parecía que había perdido todo su anhelo anterior en el año que vivió en la Universidad Dao, y extrañaba aún más a sus padres.

Ansioso por regresar a casa lo antes posible, Wang Baole caminó más rápido. Regresó a la cueva para empacar su equipaje, arrojó todo en su brazalete de almacenamiento y compró muchas botellas de Agua Espíritu de Hielo.

_"Agua Espíritu de Hielo es la especialidad de la Universidad Dao. Tiene un sabor diferente a Agua Espíritu de Hielo en otros lugares. Debería traer más a casa para que mamá lo pruebe"_

Luego contactó a Zheng Liang y usó sus Piedras Espirituales para comprar muchas píldoras de alta calidad adecuadas para personas normales. Una vez que lo resolvió todo, salió de la morada de la cueva y se volvió para mirar dónde había vivido durante todo un año. Inhaló profundamente y selló la formación de la matriz cerrada. Cuando se dio la vuelta, su mirada era brillante.

_"¡Casa!"_

Se rio y corrió montaña abajo. En este momento, era como si hubiera olvidado que era un Prefecto Principal y había vuelto a ser el mismo de hace un año. Corrió todo el camino hacia la montaña, dirigiéndose directamente hacia la enorme percha en el lago Bosque Verde.

La escena era casi la misma que cuando comenzó la escuela. El espacio se llenó de estudiantes, con risas resonantes cuando los estudiantes se despidieron, subiéndose a diferentes cruceros. Cuando Wang Baole llegó, se abrió paso entre la multitud e inmediatamente escuchó que alguien lo llamaba.

– ¡Prefecto principal, aquí, aquí! – Wang Baole levantó la vista y notó que Liu Daobin lo saludaba desde un crucero de globo aerostático cercano.

Había muchas caras familiares con Liu Daobin. Todos ellos eran aquellos estudiantes que inicialmente habían llegado con él desde Ciudad Fénix. Du Min y Bunny estaban entre ellos, ya que habían llegado antes. Cuando vieron a Wang Baole, Du Min resopló mientras que Bunny le sonrió.

Chen Ziheng también estaba allí. Aunque su expresión era normal al principio, se puso rígido después de ver a Wang Baole. Sin duda estaba pensando en el daño que Wang Baole había causado a la Facultad de Combate y también en el meteórico ascenso de Wang Baole durante el año pasado.

Al ver a Liu Daobin y los demás, Wang Baole se apresuró entre la multitud. Su estado habitual como prefecto principal era inútil ahora, ya que simplemente había demasiada gente. Finalmente, después de mucha dificultad, Wang Baole logró exprimir el camino. Justo cuando se secaba el sudor y estaba a punto de sacar una botella de Agua Espíritu de Hielo, Liu Daobin le ofreció una.

–Prefecto Principal, ya he preparado algunas para usted–. Liu Daobin sonrió. –Incluso he comprado algunos para que se los lleves a casa con tus padres.

Cuando Wang Baole miró a Liu Daobin, más que nunca, sintió que Liu Daobin era realmente capaz. Riendo, le dio unas palmaditas en el hombro y bebió de la botella ofrecida.

Cuando Du Min vio esto, volvió la cabeza y resopló de nuevo. Claramente, no le gustaba lo que estaba viendo.

Mientras bebía el Agua Espíritu de Hielo, Wang Baole miró a las personas en el crucero y luego al lejano pico de la montaña de la Facultad de Armamento Darmico. Su anhelo por Ciudad Fénix aumentó aún más. Sin embargo, todavía estaba meditando sobre una incertidumbre, que era... de donde su padre obtuvo la misteriosa máscara obviamente partida a la mitad, ¿y dónde estaba la otra mitad?

Este problema había estado presente en su mente durante mucho tiempo. Sabía que la máscara era extraordinaria, y si otras personas lo supieran, sería un problema innecesario para su familia. Entonces, se contuvo y no envió una transmisión de voz para preguntar sobre la máscara. En cambio, había decidido esperar hasta que regresara a casa y obtener la respuesta andando por las ramas.

Pronto, el crucero comenzó a temblar. Todos los otros cruceros en la percha comenzaron a levantarse lentamente, entrando en las nubes en el firmamento, y se alejaron en todas las direcciones.

En este momento, la Espada del Sol en el cielo parecía estar mirando al mundo, mirando a esos cruceros confinados en casa.

Incluso la supresión del alma liberada del halo incompleto del sol y la antigua espada de bronce verdoso parecían diferentes de antes.

Este año... fue el 38º año de la Era de la Creación del Espíritu.

Algún tiempo después, el crucero con destino a Ciudad Fénix finalmente salió volando de las nubes y la niebla, atravesando el vasto firmamento.

Mirando hacia arriba, el cielo azul oscuro y el área abierta que se extendía más allá de lo que el ojo podía ver contrastaba con el desierto de la Tierra. De vez en cuando, aparecían pájaros volando a través de los sedosos cielos azules.

Estos sonidos ocasionales de los pájaros los hacían parecer, desde lejos, tener una especie de belleza. Pero si uno miraba más de cerca, verían sus ojos sanguinarios y crueles, sus garras y sus dientes, bestias que conmocionaron los ojos.

Este era el desierto en la Federación; El peligro acechaba por todas partes. A diferencia de la guerra de hace muchos años, estas bestias no tenían un solo líder y estaban en un estado de desunión. Sin embargo, incluso una sola bestia en el desierto representaba una amenaza significativa para los humanos.

Debido a la aparición de Qi Espiritual, estas bestias y plantas fueron las más afectadas de manera directa y significativa.

Como los humanos habían ganado la guerra hace muchos años, las ciudades de la Federación confiaban en lidiar con la Marea de Bestia dispersa en circunstancias normales. Incluso en la Federación actual, el surgimiento de las antiguas artes marciales y el cultivo significaron que hubo una mayor caza de estas bestias.

Como Universidad Dao Etéreo era considerado un titán entre las organizaciones de la Federación, los cruceros que transportaban a los estudiantes estaban equipados con muchos tesoros numinosos poderosos, e incluso había guardaespaldas a bordo. Con estas precauciones, el peligro de este viaje fue mínimo.

En el crucero con destino a Ciudad Fénix, todos los estudiantes de la Universidad Dao Etéreo estaban extremadamente emocionados. Después de todo, esta era su segunda vez en este largo viaje. Acababan de terminar el año y se habían acercado desde el comienzo del período. Como tal, tenían mucho que decir entre ellos. Incluso los sentimientos sutiles entre los estudiantes masculinos y femeninos comenzaron a crecer durante este viaje.

De hecho, ya había muchos estudiantes que se habían emparejado y gastado su tiempo en el crucero participando en charlas de amantes. Si bien puso celosas a muchas personas solteras, también susurraron sobre cómo las relaciones de esas parejas se extinguirían rápidamente.

Wang Baole no fue la excepción. Mientras estaba sentado en la bodega del barco, sacudió la cabeza y habló con pesar.

–Los estudiantes de mi generación necesitan establecerse, observar nuestro discurso y finalmente preocuparse por nuestra conducta. Parece que han olvidado todo lo que ha dicho el rector. Qué inadecuado participar en la charla de tales amantes.

Había muchos estudiantes en la bodega del barco, incluidos Liu Daobin y los demás. Después de escuchar las palabras de Wang Baole, Du Min dejó escapar un fuerte – ¡tch! –, Bunny se cubrió la boca y se echó a reír, mientras Chen Ziheng puso los ojos en blanco e ignoró a Wang Baole.

–El prefecto principal tiene sentido–. Solo Liu Daobin estaba aprobando. Tenía una expresión de recibir sabiduría, ignorando las miradas de las personas a su alrededor. Después de todo, simplemente estaba siguiendo lo que su padre le había dicho: ¡su superior siempre tenía razón!

También había otros inspectores de la Facultad de Armamento Darmico entre los estudiantes, y todos asintieron e intervinieron con su acuerdo.

Al ver que había reunido tantos partidarios, Wang Baole se sintió extremadamente satisfecho. Pronto, se volvió hablador y miró a las personas a su alrededor con satisfacción y emoción.

Wang Baole colocó sus manos detrás de su espalda, su expresión llena de recuerdos, como si estuviera recordando memorias de hace muchos años. –Todos hemos crecido. Todavía recuerdo vagamente cuando éramos jóvenes guapos y frescos yendo a la escuela. Teníamos cuerpos delgados, cejas fuertes y ojos brillantes, y todos ustedes todavía eran niños, inocentes y puros. Pero el tiempo no escatima a ningún hombre. En un instante... hoy ya no estamos como hemos estado. ¿Ustedes no están de acuerdo?

Solo había pasado un año desde el comienzo de la escuela, por lo que Wang Baole pretendiendo ser viejo y experimentado puso a todos perdidos. Incluso Liu Daobin hizo una pausa, su cerebro trabajaba rápidamente para pensar en una forma de reaccionar a las palabras de Wang Baole. Si aceptaba, era como si dijera que Wang Baole era viejo, pero si no estaba de acuerdo, no se apegaría al consejo de oro de su padre.

Finalmente, Liu Daobin inhaló, sintiendo que era un asunto muy espinoso. – ¡Esta es una pregunta con trampa!

Bunny ya no pudo resistir y se rio hasta que su estómago comenzó a dolerle. Chen Ziheng fingió que no había escuchado nada. Du Min, por otro lado, ya no podía soportarlo.

–Maestro Wang, ¿puedo saber su edad? – Se burló Du Min.

Al escuchar la burla de Du Min, Wang Baole la miró inexpresivamente. Sacudió la cabeza y suspiró. –Hoy ya no somos como somos. Mira, tu pecho incluso se ha vuelto más grande.