A World Worth Protecting

AWWP - Capítulo 630


Capítulo 630: ¡Primera aparición!

Li Wuchen estaba aturdido por las palabras de Wang Baole. Sus ojos se abrieron mientras miraba a Wang Baole confundido, luego miró a Zhou Mei. Se dio cuenta de que Zhou Mei todavía estaba aprisionada por un sello, por lo que no tenía forma de responderle.

Li Wuchen no se recuperó de su conmoción durante bastante tiempo. Wang Baole se quedó observando la mirada atónita de Li Wuchen con calma y casualmente dijo: –Tenía este amigo. Fue una persona terrible que cometió un acto de deslealtad hacia su pareja. Al día siguiente, murió.

Li Wuchen tragó saliva tan pronto como Wang Baole dijo eso. No era que no estuviera de acuerdo con la propuesta, sus anteriores reacciones agitadas deberían haberlo demostrado, pero todo había sucedido demasiado rápido. Aún no se había recuperado de su conmoción y confusión. Ahora que las cosas se habían desarrollado de esta manera, Li Wuchen no iba a dudar más. Ahuecó los puños y se inclinó profundamente hacia Wang Baole.

– ¡Sí, tu humilde discípulo lo está!

Wang Baole estaba extremadamente complacido con que Li Wuchen se dirigiera a sí mismo como su discípulo. Levantó su mano derecha y señaló a Zhou Mei, liberándola del sello. Él le preguntó gentilmente: –Mei'er, ¿Estás de acuerdo con eso?

Zhou Mei se sonrojó y bajó la cabeza. Su voz era suave pero clara.

–Como el decano ordene.

Wang Baole negó con la cabeza y sonrió. Él podría tener algo que ganar con este emparejamiento exitoso, pero la felicidad que sintió al ayudar a su discípulo a casarse fue definitivamente mayor que la satisfacción que obtuvo del primero.

–Bien, puedes regresar. Espera mis noticias. Como su mayor, me ocuparé de toda la ceremonia por usted–. Wang Baole sonrió y, con un gesto de la mano, indicó que podían irse.

Li Wuchen finalmente entendió lo que iba a suceder y se sintió abrumado por la emoción. Miró a Zhou Mei. Esta última se sonrojó y le devolvió la mirada. La pareja se miró y vio su alegría reflejada en los ojos del otro.

– ¡Gracias, Gran Anciano Supremo!– Li Wuchen respiró hondo y se inclinó profundamente. Lo hizo con una felicidad y un respeto sin precedentes. Lo habían conquistado y estaba más que agradecido con Wang Baole.

Zhou Mei también se despidió, y se fue junto con él. Wang Baole suspiró mientras miraba sus espaldas en retirada.

"Li Wuchen puede ser un dolor de cabeza, pero tiene buen corazón. Espero que sigan siendo socios y compartan sus vidas para siempre". Wang Baole sonrió, luego le indicó al árbol gigante que él también podía irse.

No quedaban otras personas en el salón excepto él. Fue entonces cuando Wang Baole volvió a sentarse. Comenzó a pensar en la unión entre Li Wuchen y Zhou Mei. El primer pensamiento que tuvo fue la reacción de Feng Qiuran a este asunto.

"Feng Qiuran no está en posición de interferir... Es decir, a menos que revele la verdadera identidad de Li Wuchen". Wang Baole se dio cuenta entonces de que este matrimonio definitivamente se llevaría a cabo. Sacó su anillo de transmisión de voz y comenzó a hacer preparativos. También hizo uso de la formación de matriz de teletransportación y buscó las opiniones de Li Xingwen sobre el asunto.

La Federación trató el mensaje de Wang Baole con la mayor importancia y discutió el asunto repetidamente. ¡Li Xingwen incluso se puso en contacto con los padres de Zhou Mei!

La Federación también envió sus planes detallando los próximos pasos a seguir para asimilar la Federación con el Palacio Dao a Wang Baole. La Federación iba a permitir que el Palacio Dao enviara treinta cultivadores del Palacio Dao a la Federación para un intercambio cultural. El nivel de cultivo para este primer lote tenía que estar por debajo del Reino Alma Naciente, y Li Wuchen lideraría el grupo. La Federación también esperaba que el Palacio Dao trajera una semilla del Árbol de Jacinto con ellos. Sería plantado en la Federación y sería visto como una prueba de su fuerte alianza.

Después de recibir los planes de la Federación, Wang Baole se acercó al Señor de la Secta Xu, el árbol gigante, así como a Zhao Yameng para discutir este asunto. Zhao Yameng no sabía si reírse o llorar por la casamentera de Wang Baole, y al final no comentó mucho al respecto.

Los cuatro discutieron la propuesta de la Federación y dieron sus propias opiniones al respecto. Wang Baole también presentó su propia idea.

–Quizás en la fase inicial, primero podríamos establecer una alianza llamada Riqueza Común Dao. Habrá dos Grandes Tierras Santas. La primera es la Tierra, y se llamará Tierra Santa de la Federación. La segunda es la antigua espada de bronce verdoso, y se llamará Tierra Santa de la Gran Expansión. Las otras estrellas todavía se conocerían como regiones, y su jurisdicción estaría bajo la Riqueza Común Dao.

La propuesta estaba todavía en pañales. Era simplemente una idea que Wang Baole se había formado con su experiencia como Gran Anciano Supremo. Después de discutir con los demás, finalmente decidieron enviar esta propuesta a la Federación. El grupo de expertos de la Federación determinaría entonces su viabilidad.

No era posible enviar transmisiones de voz entre la Federación y el Palacio Dao, por lo que solo podían intercambiar mensajes enviando hojas de jade de comunicación a través de la formación de matriz de teletransportación. Por eso las comunicaciones tardaron siete días.

La propuesta de Riqueza Común Dao llamó la atención de la Federación. Ellos tenían ideas similares, pero aún no estaban listos para formar una comunidad. Por eso la idea había quedado como una idea para un debate más a fondo. En cuanto a la boda entre Li Wuchen y Zhou Mei, ¡tanto Li Xingwen como Duan Muque habían dado su visto bueno!

Las noticias de la primera boda de los Compañeros Dao de la Federación y el Palacio Dao, respectivamente, se difundieron lentamente por todo el Palacio Dao en los días siguientes. Feng Qiuran se asombró y sorprendió cuando escuchó la noticia, pero después de algunas dudas, finalmente decidió reconocer la unión.

Su permiso silencioso significó que ya no había obstáculos que impidieran que se llevara a cabo la unión. El Señor de Secta Xu era consciente de que la boda serviría como motivación adicional para fortalecer la alianza entre la Federación y el Palacio Dao. Además, Zhou Mei era estudiante de Wang Baole. Por eso decidió participar también en los preparativos.

Pasó otra semana. La boda, celebrada en el Palacio Dao, presenciada por todos los cultivadores de la Federación presentes en el Palacio Dao y muchos otros cultivadores, con la congregación del Palacio Dao dirigida por Feng Qiuran, ¡finalmente tuvo lugar!

Este fue un día importante para Li Wuchen y Zhou Mei, así como un día digno de recordar tanto para la Federación como para el Palacio Dao. Feng Qiuran estaba abrumada por las emociones. Sabía quién era Li Wuchen y lo había enviado a la Federación por su seguridad. Ahora, ella estaba presenciando su boda con sus propios ojos. Podía decir que Wang Baole había hecho el emparejamiento de la pareja, pero pensó las cosas detenidamente. ¡Por eso estaba aquí ahora, junto a Wang Baole como testigos de la joven pareja!

"Discípulo Dao Wuchen, te deseo una vida más feliz que la anterior". Feng Qiuran miró más allá de la multitud a Li Wuchen, que estaba vestido de rojo y sostenía la mano de Zhou Mei, con los ojos brillantes de emoción y felicidad sin ocultar. Los vio caminar hacia ella y Wang Baole, detenerse y saludarlos a ambos. No pudo evitar sentirse un poco perdida.

Los recuerdos de la última gran batalla surgieron en su mente, la batalla en la que la espada antigua había huido de un Dominio estelar de la Gran Expansión caído mientras era perseguida por el Clan Eterno, que cambió la trayectoria de vuelo de la espada antigua.

El Palacio Dao podría haber ganado esa batalla, pero lo habían hecho a un precio terrible. El Palacio Dao en el cuerpo de la espada se había convertido en ruinas completas. Los ancianos habían resultado gravemente heridos y todos habían caído en un sueño profundo. Como el Discípulo Dao, Wuchen había luchado sin descanso y sin miedo, hasta el punto de resultar gravemente herido y al borde de la muerte. Para curarse a sí mismo, no tuvo más remedio que reencarnar y usar los poderes del renacimiento para curarse por completo y recuperar su vitalidad.

Estos recuerdos resurgieron y se superpusieron con la escena actual de la multitud animada y alegre. Feng Qiuran no pudo evitar su momentánea sensación de pérdida, que persistió hasta que Li Wuchen y Zhou Mei se acercaron para saludarla.

Li Wuchen parecía un poco nervioso y Zhou Mei también estaba bastante ansiosa. La multitud parecía haber sentido el extraño comportamiento de Feng Qiuran, y todos la miraron.

Si bien habían notado la expresión del rostro de Feng Qiuran, no pudieron discernir sus pensamientos. Solo Wang Baole adivinó lo que debía estar sintiendo por la mirada perdida en su rostro. Tosió y le dio un codazo a Feng Qiuran. Luego, extendió las manos y puso de pie a Li Wuchen y Zhou Mei.

–Les deseo felicidad a ambos.

Feng Qiuran finalmente se recompuso bajo el ligero empujón de Wang Baole. Una sonrisa se iluminó en su rostro mientras miraba a la pareja de recién casados ​​frente a ella y dijo en voz baja.

–Les deseo a los dos una larga vida juntos.

Los cultivadores del Palacio Dao a su alrededor finalmente estallaron en fuertes vítores después de escuchar las bendiciones de Wang Baole y Feng Qiuran. Los discípulos de la Federación se hicieron eco de vítores. Li Wuchen finalmente soltó un suspiro de alivio. No tenía idea de su relación con Feng Qiuran, pero sabía que Feng Qiuran había sido quien se lo había entregado a su maestro.

El respeto que Li Wuchen tenía por Feng Qiuran era igual al respeto que tenía por Li Xingwen. Su corazón estalló de anticipación y esperanza por su futuro cuando recibió las bendiciones de Feng Qiuran. Agarró la mano de Zhou Mei y la sostuvo con fuerza entre la suya.

Sin embargo, nadie en la multitud sabía que mientras la boda estaba en progreso, Daoista You Ran, que no había participado en el evento y había estado sentado en su gran salón durante toda la ceremonia, abrió repentinamente los ojos. Un fuego azul parpadeó en sus ojos.

–Finalmente... ¡las reparaciones están terminadas!

Murmuró, luego se echó a reír cuando se puso de pie. Levantó la cabeza y miró en dirección al cuerpo de la espada. En ese mismo momento exacto, una fuerte explosión estalló desde el interior del cuerpo de la espada. El estruendo ensordecedor se elevó a los cielos y sacudió los cielos y la tierra.

El Mar de Fuego comenzó a hervir y numerosas áreas embrujadas comenzaron a derrumbarse, lo que provocó la huida de hordas de monstruos. Mientras las olas de fuego se elevaban y amainaban, un acorazado de aspecto extraño, con una estructura triangular formada por tres discos, cuyos bordes se tocaban ligeramente, ¡comenzó a elevarse del mar!

El acorazado era como un leviatán, una bestia gigantesca que parecía extenderse hacia afuera sin fin. Uno apenas podía ver dónde terminaba estando de pie sobre él. ¡Se elevó en el aire, el Mar de Fuego rugió a su alrededor y quemó todo hasta las cenizas!

Los tres discos que formaban el acorazado eran cada uno del tamaño de la luna. Eran como tres mundos separados que giraban y brillaban intensamente. Un aire de misterio los envolvió. La superficie exterior negra del acorazado estaba bordeada de numerosas runas, y oleadas de poder abrumador surgieron hacia afuera mientras el acorazado ascendía hacia el cielo.

¡Surgió del Mar de Fuego e inmediatamente se apresuró hacia los bordes que separan el cuerpo y el mango de la espada!

Los maleficios explotaron y se desintegraron en polvo tan pronto como chocaron con el acorazado. Montañas destrozadas. ¡El acorazado estaba envuelto en un poder increíble que destruyó todo a su paso!