A World Worth Protecting

AWWP - Capítulo 640


Capítulo 640: ¡Una invocación!

Los cielos estaban oscuros. A pesar de que el cadáver de la enorme bestia en el cielo seguía brillando como el sol, parecía luchar para iluminar toda la tierra. Wang Baole vio las tierras frente a él tenuemente iluminadas mientras que otros en la distancia estaban en completa oscuridad.

Sin embargo, un cultivador podía ver claramente siempre que permitiera que la energía espiritual fluyera hacia sus ojos. Las Flores Demoniacas Poria Verde esparcidas por las tierras también ayudaron. Sus flores rojas emitían una tenue luz que arrojaba un tenue resplandor sobre las tierras a su alrededor.

La vista ante él se vería drásticamente diferente sin las interminables pilas de cadáveres. Su presencia llenó el mundo con un aura de muerte sin fin.

Wang Baole podía ser un Niño Oscuro, pero no se había acostumbrado tanto a esas escenas de muerte. La Secta Oscura podría gobernar sobre la muerte, pero su responsabilidad era el transporte de almas. Los cadáveres de este mundo que habían muerto hacía eones no eran diferentes de los títeres de sangre y carne.

El poder que controlaba a estos títeres era algo que Wang Baole no había visto antes. Estaba confundido y perdido, y al mismo tiempo, asombrado por lo que había visto en este mundo.

–El Clan Eterno podría estar aterrorizando a las galaxias, pero no se puede negar que son una entidad poderosa. ¡Eso es lo que les da el poder de volverse locos y no tener que responder ante nadie más! – Wang Baole murmuró para sí mismo. No disminuyó la velocidad mientras corría hacia adelante en el aire, sosteniendo los pistilos de la Flor Demoniaca Poria Verde cerca de su pecho. Su extraño poder aseguró que no cayera presa de más ilusiones durante su viaje.

Las flores demoníacas parecían menos propensas a florecer repentinamente sin una agitación repentina también. Esto significaba que el viaje de Wang Baole después de huir de la niebla carmesí se había mantenido relativamente suave y libre de peligros.

Sin embargo, lo que vio siguió sorprendiéndolo en un grado cada vez mayor. Los cadáveres en esta tierra abarcaban innumerables especies, y la mayoría de ellos parecían pertenecer a criaturas que Wang Baole nunca había visto ni oído hablar.

Vio criaturas con cuerpos de animales y cabezas humanas, cadáveres formados a partir de rocas, cuerpos enormes cubiertos de cuernos, así como muchos otros cadáveres de aspecto extraño. Había quienes tenían dos cabezas, así como aquellos cuyos cuerpos se parecían a cinco dedos y no tenían ojos.

También había cadáveres con forma de cubos enormes que parecían haber sido ensamblados. No parecía posible que estas entidades pudieran haber estado vivas y moviéndose de alguna manera en el pasado. Pero por lo que Wang Baole podía decir, eran cadáveres.

Las vistas sacudieron a Wang Baole hasta la médula. Luego, descubrió cadáveres de aspecto familiar, como... Los nativos del Planeta Viento Negro, pequeños hombres negros con sus grandes pies.

El aura que seguía emanando de esos cadáveres incluso después de su muerte seguía siendo aterradora. Wang Baole sabía instintivamente que no debía acercarse demasiado. ¡Podría desencadenar una reacción violenta accidental si entrara en contacto con ellos!

Wang Baole pasó junto a los cadáveres de los nativos del Planeta Viento Negro. Pasaron treinta minutos antes de que se detuviera en el aire y bajara la mirada. Había una expresión extraña en su rostro. Miró al suelo, al cadáver que descansaba sobre una pila de otros cadáveres.

Salvo sus orejas ligeramente alargadas y su complexión extremadamente delgada, el cadáver parecía casi un humano. Su muerte no disminuyó su extraordinaria belleza. Wang Baole solo se había encontrado con una especie así en el juego «Descenso».

–Ese juego...– murmuró Wang Baole. Podría haber estado mirando el cadáver demasiado tiempo, cuando el dedo de la esbelta figura en la montaña de cadáveres comenzó a temblar. Wang Baole inmediatamente se mostró cauteloso. No lo dudó e inmediatamente cogió velocidad y salió corriendo.

Mientras se desvanecía en la distancia, el dedo finalmente se detuvo. Las tierras permanecieron tranquilas y pacíficas.

"No puedo quedarme demasiado tiempo en ningún lado. ¡Todo aquí parece realmente extraño!" Wang Baole respiró hondo. Miró a su alrededor mientras avanzaba, tratando de determinar qué camino tomar. Sabía que la forma más rápida y sencilla de encontrar el altar de los sacrificios era localizar la enorme bestia que habían visto antes.

Entonces podría seguir a la bestia y encontrar el altar del sacrificio.

El tiempo pasó de manera constante. Pasaron los días. Wang Baole continuó su vuelo por este mundo lleno de cadáveres, buscando sin descanso. Sin embargo, solo vio más cadáveres. La enorme bestia no se encontraba por ningún lado. Entonces, un día, mientras Wang Baole aceleraba por los cielos, sintiéndose un poco ansioso, ¡sus pupilas se contrajeron repentinamente!

Un sentimiento extraño surgió dentro de él, y su Fuego Oscuro comenzó a agitarse incontrolablemente. ¡Surgió hacia afuera y apareció fuera de su cuerpo, transformándose en llamas negras y heladas!

– ¿Mmm?– Algo brilló en los ojos de Wang Baole. Podía sentir una fuerza tirando de él y el Fuego Oscuro dentro de su cuerpo. ¡Resonaba con su Fuego Oscuro!

Se sintió familiar. ¡Era... el aura de la Secta Oscura!

"¿Podría haber miembros de la Secta Oscura escondidos aquí?" la respiración de Wang Baole se aceleró ligeramente. Amplió sus sentidos y comenzó a inspeccionar el área con cuidado. Inclinó la cabeza hacia la derecha. ¡El aura familiar, perteneciente a la Secta Oscura, venía de esa dirección!

Wang Baole se puso a pensar profundamente. Luego, sacó la máscara de la Pequeña Señorita. A pesar de que la Pequeña Señorita no había respondido a sus llamadas durante todo el tiempo que había estado aquí, ¡la máscara seguía siendo un elemento importante que le permitía a Wang Baole discernir la realidad de la ilusión!

La máscara no mostró indicios de volverse invisible en este momento. Wang Baole inspeccionó los pistilos y luego miró a su alrededor. ¡Su mente finalmente se tranquilizó de que esto no era otra ilusión, reflexionó durante un tiempo antes de cambiar de dirección y salir corriendo en la dirección de donde venía el aura de la Secta Oscura!

Mantuvo una velocidad regular sin dejar de ser cauteloso con su entorno. Pasaron treinta minutos. La persistente sensación de familiaridad se intensificó, y el Fuego Oscuro dentro de Wang Baole comenzó a agitarse con una aparente hambre, que brotó de su cuerpo sin parar. Desde lejos, el cuerpo de Wang Baole ya no se podía ver. En cambio, solo se podía ver una bola ardiente de fuego negro. ¡Fue entonces cuando Wang Baole finalmente... Llegó al lugar de donde se originó el aura de la Secta Oscura!

¡Era... una ciudad descansando al pie de una montaña!

Esta fue la primera ciudad con la que Wang Baole se encontró en este mundo. No era una gran ciudad, su tamaño solo era el de Ciudad Etérea. Sin embargo, ¡todavía era una vista impresionante en la tierra llena de cadáveres!

Después de todo, no había visto más que cadáveres y flores demoníacas en el camino. No había habido otra arquitectura. La mera presencia de la ciudad hablaba de algo extremadamente importante. La respiración de Wang Baole se volvió irregular al pensarlo.

¡Estaba seguro de que... La presencia de la ciudad significaba que había habido formas de vida presentes aquí!

Por eso no importaba que la ciudad no fuera más que ruinas ahora, con la mayoría de sus edificios dañados y parcialmente colapsados. El ánimo de Wang Baole todavía se elevó al verlo. Sus ojos comenzaron a agrandarse mientras se acercaba a la ciudad. Voló hacia adelante y se cernió sobre las ruinas de la ciudad. Mirando hacia abajo, su cabeza comenzó a zumbar con fuerza. Hubo una implosión silenciosa dentro de su cabeza.

"Este lugar..." Wang Baole estaba conmocionado. Oleadas de emociones rugieron dentro de él mientras los Fuegos Oscuros fuera de su cuerpo vacilaban violentamente.

Desde donde estaba... vio no solo las ruinas de la ciudad... ¡sino también algo más!

La ciudad no se había construido en tierra, se había construido sobre un cráneo enorme. Uno podría imaginar lo grande que debe ser el cráneo. ¡El cráneo no descansaba sobre una montaña, sino que estaba conectado a un brazo!

Quizás sería más exacto llamarlo la mitad de un húmero. Era como si un gigante se hubiera sentado allí en meditación en algún momento del pasado y hubiera recibido un corte en diagonal hacia abajo desde un hombro, partiendo el cuerpo del gigante en dos mitades. ¡Una mitad de su cuerpo claramente se había convertido en polvo, por lo que lo que quedaba era la otra mitad colapsada!

La respiración de Wang Baole se congeló mientras miraba la vista ante él en silencio. Podía sentir el aura de la Secta Oscura emanando de los huesos. Restos de un aura similar se elevaron desde la ciudad que descansaba sobre los huesos también.

La vista envió a Wang Baole a un largo período de silencio. Descendió lentamente y aterrizó en la parte superior del cráneo. Se quedó dentro de la ciudad, mirando todo lo que le rodeaba. La realización se le había ocurrido hace un momento. No fue como esperaba. Había pensado que alguien había construido una ciudad aquí.

En cambio... La ciudad había sido parte de este gigante. ¡Quizás la ciudad había descansado sobre su cabeza cuando el gigante todavía estaba vivo!

El estilo arquitectónico de la ciudad le recordó a Wang Baole su Sueño Oscuro. Podía decir claramente que provenía de un período similar al que había experimentado en el Sueño Oscuro.

–Sobrevivientes después de la caída de la Secta Oscura, tal vez...– Wang Baole murmuró para sí mismo, una miríada de emociones brillando en sus ojos.