A World Worth Protecting

AWWP - Capítulo 842


Capítulo 842: ¡El momento adecuado!

Wang Baole acababa de aparecer dentro del cementerio imperial y sentía que algo andaba mal. En ese mismo momento, en una galaxia distante lejos del Sistema Estelar del Ojo Divino, en el último piso de una tienda en un mercado, estaba Xie Haiyang, quien acababa de teletransportar con éxito a Wang Baole. Cogió una taza de té de la mesa y tomó un sorbo, una sonrisa apareció en su rostro mientras murmuraba para sí mismo.

–Hermano Baole, yo, Xie Haiyang, soy un hombre que hace el trabajo y lo hace bien... El pago de 3000 Cristales Rojos no es solo para brindarle información valiosa, abrirle puertas y teletransportarlo... ¡Incluye hacerlo en el momento justo!

–Y el tiempo... es lo más valioso. Aparecer ahora le dará acceso a cierta información... y le dará la oportunidad de cambiar ciertas cosas en el futuro.

– ¡Como su inversor, he hecho más que suficiente por usted!– Xie Haiyang sonrió y dejó su taza de té.

En ese mismo momento, Wang Baole flotaba en el aire dentro del cementerio imperial de la civilización del Ojo Divino. Una luz feroz brilló en sus ojos mientras inspeccionaba sus alrededores.

"Quizás realmente he sido bendecido por la mismísima Señora Fortuna". Wang Baole pensó para sí mismo mientras miraba a su alrededor en silencio. Xie Haiyang había mencionado con confianza una fuerte fuerza de rechazo que lo iba a recibir. Parecía una exageración. Ahora que Wang Baole estaba en el cementerio, no podía sentir ningún rastro de esa fuerza en absoluto.

Podía aceptar la ausencia de una fuerza hostil. Lo que lo desconcertó fue lo que sintió en el cementerio. En cada brizna de hierba, en cada criatura viviente, e incluso en el aire... sintió una indescriptible sensación de afinidad y calidez.

La hierba de las llanuras frente a él se balanceaba con la brisa como si le diera una cálida bienvenida. La brisa se había acumulado bajo sus pies mientras flotaba en el aire, sirviendo como un cojín aireado. Era como si le preocupara que estuviera gastando demasiada energía espiritual.

Algo parpadeó en los ojos de Wang Baole mientras observaba el mundo que tenía ante él. Una posible explicación para esto apareció en su cabeza.

"¿Es porque... soy un practicante del Arte del Ojo Demoniaco? ¿Es por eso que me confunden con un descendiente del linaje real? ¿O es porque... la línea de sangre real no entra en escena en absoluto? ¿Cualquiera que practique el arte del ojo demoníaco cumplirá con los requisitos de entrada?" Wang Baole entrecerró los ojos. Tenía la sensación de que podría tener razón.

–Pero, ¿por qué todavía tengo la sensación de que algo extraño está sucediendo...?– La sospecha apareció en los ojos de Wang Baole mientras murmuraba para sí mismo. Después de un momento de consideración, dio un salto hacia adelante y aterrizó en el suelo cubierto de hierba. Se quedó mirando las briznas de hierba que se movían con la brisa y luego los árboles que lo rodeaban. Finalmente, se dirigió hacia un árbol enorme con numerosos frutos pequeños colgando de sus ramas. Se paró frente al árbol y de repente habló.

–Sería genial si pudiera encontrar frutas más grandes.

El árbol se estremeció cuando dijo eso. Los frutos que colgaban de sus ramas se marchitaron instantáneamente. Solo una fruta, que había estado colgando cerca de Wang Baole, quedó intacta. En lugar de desaparecer, comenzó a crecer a gran velocidad. En unos segundos, la fruta pasó del tamaño de una uña al tamaño de un puño.

Wang Baole se quedó sin aliento ante la repentina transformación que acababa de tener lugar ante él.

"Tal como supuse, algo no está bien. Aunque estoy practicando el Arte del Ojo Demoníaco, eso por sí solo no debería haber causado que ocurrieran fenómenos tan extremos". Un destello helado brilló en los ojos de Wang Baole. Los fenómenos anormales estaban haciendo sonar las alarmas en su cabeza. Tenía una teoría sobre esto, pero surgió fugazmente antes de hundirse de nuevo en las profundidades de su mente. Llegó al extremo de ocultar cualquier pensamiento de sospecha y duda. Trató de despejar su mente de todo pensamiento, su rostro no revelaba nada.

En cambio, tosió y permitió que una sensación de satisfacción lo llenara, calentándolo desde adentro.

"Debo ser bendecido por la mismísima Señora Fortuna". Wang Baole suspiró. No había nada que pudiera hacer al respecto. Había intentado con todas sus fuerzas mantener la cabeza gacha, pero los propios destinos parecían estar secretamente enamorados de él. La propia Señora Fortuna pareció seguirlo, bendiciéndole con buena fortuna sin importar adónde fuera.

"En ese caso... el límite de tiempo tampoco debería afectarme..." Wang Baole se palmeó la barriga y suspiró antes de finalmente hacer un movimiento. Se movió rápidamente, con la ayuda del viento bajo sus pies. Su Conciencia Divina se extendió hacia afuera mientras se apresuraba hacia adelante.

Sus pensamientos parecían estar llenos de confianza y presunción. Había poco rastro de duda en su cabeza. Incluso si alguien fuera a espiar sus pensamientos internos ahora, no podrían encontrar nada extraño. Sin embargo, contrariamente a su apariencia de confianza y tranquilidad... estaba la palma del Reino Planeta dentro de él, que estaba siendo alimentada por un fuego eterno. Estaba listo para desatar su poder en cualquier momento.

Esto significaba que Wang Baole estaba, de hecho, en secreto... ¡en alerta máxima!

Su estado actual era similar al de una persona que acababa de hipnotizarse. Incluso se había engañado a sí mismo en ese momento. Así era como podía mantenerse en guardia sin revelar nada de su cautela en sus pensamientos. De hecho, la impresión que les estaba dando a los demás era la de un exceso de confianza engreído.

Wang Baole llevaba esa apariencia de presunción con él mientras se lanzaba hacia adelante. El cementerio imperial se extendió por una vasta tierra. Incluso con su velocidad actual, necesitaría media hora para cubrir todo el terreno. Independientemente, solo un momento después de haber comenzado a moverse, Wang Baole se detuvo momentáneamente en seco y una luz intensa brilló en sus ojos. Inclinó la cabeza hacia la derecha antes de que su forma se volviera borrosa y desapareciera en un instante.

Veinte segundos después de la desaparición de Wang Baole, de siete a ocho personas vinieron corriendo desde la dirección en la que Wang Baole había mirado por última vez. No viajaban a velocidades particularmente altas. Las energías espirituales que exudaban estaban solo en el Reino Alma Naciente. Estaban vestidos con ropas lujosas y sus ojos brillaban con arrogancia. El débil aura del Arte del Ojo Divino emanaba de ellos mientras pasaban a toda velocidad por el lugar donde Wang Baole fue visto por última vez.

Cuando el último cultivador pasó a toda velocidad, una brizna de niebla negra apareció en su cabello. Se deslizó entre los mechones del cultivador de mediana edad y se movió hacia su oreja. El hombre se estremeció de repente en el momento siguiente, y el aire a su alrededor pareció distorsionarse momentáneamente. Nadie en el grupo notó nada.

Ninguno de los cultivadores frente al cultivador de mediana edad se dio cuenta de lo que le había sucedido. Nadie sabía que la distorsión momentánea fue el resultado de que Wang Baole asumió la forma del cultivador de mediana edad, sellando al hombre y atrapándolo dentro de su bolsa de almacenamiento.

Incluso logró completar una búsqueda del alma simple.

"La familia real..." Transformado en el cultivador de mediana edad, Wang Baole siguió a los cultivadores frente a él mientras corrían por el cielo, con los ojos parpadeando imperceptiblemente. La búsqueda del alma reveló que estos cultivadores eran de la familia real. También sabía por qué estaban allí y qué iban a hacer a continuación.

"El actual emperador del Ojo Divino abrirá la puerta del cementerio. Todos los cultivadores de la familia real deben dirigirse al cementerio imperial. Interesante. Este boleto dorado que me dio Xie Haiyang parece demasiado bueno para ser verdad..." Wang Baole entrecerró los ojos. El cultivador al que había llevado a cabo la búsqueda del alma no sabía mucho. Como resultado, Wang Baole solo tenía una idea de lo que estaba pasando. Sin embargo, no tenía prisa. Siguió al grupo en silencio mientras corrían por los terrenos del cementerio. ¡Media hora después, llegaron al centro del cementerio imperial!

Wang Baole pudo ver una enorme estatua cuando todavía estaban a distancia. ¡Se elevaba sobre el suelo, mirando hacia abajo con un solo ojo enorme desde su rostro sin rasgos distintivos!

La estatua estaba hecha de piedra. El Arte del Ojo Demoníaco dentro del cuerpo de Wang Baole se activó sin su instrucción consciente tan pronto como vio el enorme ojo de la estatua. Reprimió el Arte del Ojo Demoníaco por la fuerza, luego, sin mostrar nada en su rostro, continuó siguiendo al grupo de cultivadores con los que viajaba. Se acercaron a la estatua con paso firme.

Había... cientos de cultivadores ya reunidos allí.

Esos cultivadores claramente no eran simples transeúntes. Se dividieron en dos grupos claros. Un grupo se extendió por la periferia. Había más de treinta de ellos. Estaban vestidos con túnicas de colores del arcoíris y sus rostros estaban cubiertos con máscaras de color púrpura. Las auras intensas y poderosas que emanaban de ese grupo tenían un tinte distinto de violencia. Tenían cultivos increíblemente poderosos. ¡Además de cinco cultivadores del Reino Conducto del Alma, Wang Baole vio instantáneamente a un cultivador del Reino Espíritu Inmortal dentro del grupo!

Esos cultivadores compartían un rasgo distintivo, sus auras estaban teñidas de sangre. Si uno los mirara más de cerca, ¡podrían notar un colgante de jade color sangre en sus manos!

El aura teñida de sangre que emanaba de los colgantes de jade parecía ofrecer un grado de resistencia a las fuerzas de repulsión en este lugar. Como resultado, no hubo indicios de repulsión en el área.

Wang Baole entrecerró los ojos al verlo. Luego se volvió y miró al otro grupo.

Se pararon más cerca de la estatua. Estaban vestidos con ropa lujosa y tenían ondas de energía espiritual del Arte del Ojo Divino que emanaban de ellos. Obviamente, eran parte de la familia real. Fuera del grupo, cuatro cultivadores emitían energías espirituales significativamente más poderosas que el resto.

Todos eran ancianos. Tres de ellos estaban vestidos con túnicas moradas y parecían estar en el reino perfeccionado del Conducto del Alma. La mirada en sus ojos era fría, y miraron al anciano vestido de amarillo. Llevaba una corona en la cabeza y su ropa le hacía parecer una especie de emperador.

–Mi querido hermano, ¿eso significa... que no lo vas a hacer?– preguntó uno de los tres ancianos con túnica púrpura con frialdad.

La figura parecida a un emperador se estremeció ante la voz, una expresión de impotencia se cernía en su rostro. Miró a los tres ancianos a su alrededor con miedo en sus ojos y dijo con amargura: –He hecho todo lo posible. Ojalá pudiera abrirla también... pero mi sangre simplemente no es lo suficientemente pura para abrir la puerta. No importa si me obligas a tomar una píldora de linaje por mi garganta. Esto simplemente no va a funcionar.